sábado, 25 de junio de 2011

#20

Al igual que llorar no es símbolo de cobardes ni de tristeza, las sonrisas no son sinónimo de felicidad.
Quizás ahí se encuentra la intensidad de la vida, que cada sonrisa sea verdadera, que cada carcajada sea espontanea. Al fin y al cabo las cosas más bonitas de la vida son las que no planeas. No? :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada